Qué es la Psicología

Aunque la psicología hunde sus raíces en la filosofía, poco a poco fue delimitando su objeto de estudio. Un hito importante lo constituyó la necesidad que plantearon algunos pioneros en introducir el método científico de las ciencias naturales al estudio de los procesos psicológicos. Así, en 1879 Wilhelm Wundt crea el primer laboratorio de psicología experimental. Este hecho suele marcarse y reconocerse como el inicio de la psicología y a Wundt como “el padre de la psicología”.

Poder enmarcar a la psicología dentro de las disciplinas científicas fue uno de los objetivos predominantes de los orígenes de ésta, y continúa siendo un tema discutido en algunos campos científicos. Dado que la psicología pertenece a las ciencias sociales, desde algunos ámbitos de las ciencias naturales se cuestionan los conocimientos adquiridos por ella; pero como en toda ciencia, los conocimientos aportados por cada disciplina deben cumplimentar determinados requisitos para ser considerados válidos y fiables, y  la psicología no escapa a ello.

Liliendfeld y otros (2011) llaman la atención sobre una particularidad de esta disciplina: el volumen de conocimiento popular que existe sobre la naturaleza psicológica de los seres humanos, y de ello se desprende un hecho importante para el estudio de la disciplina: distinguir el conocimiento pseudocientífico de aquellos datos que han sido validados por la experiencia y  la experimentación. Veamos algunos ejemplos de ello y cuál es aspecto pseudocientífico que toca:

  1. “Lea este libro y su vida no volverá a ser la misma”. Afirmaciones exageradas.
  2. “Este hombre probó nuestra metodología y sus problemas de insomnio desaparecieron para siempre”. Dependencia a anécdotas.
  3. “Nuestras investigaciones lo confirman”. Ausencia de pruebas realizadas por otras entidades o académicos independientes.
  4. “La estimulación del córtex prefrontal subsume al sujeto de prueba en un estado de relajación”. Utilización de lenguaje que parece científico pero que no dice nada.